Connect with us

En Espanol

Abre un espacio seguro para la población LGBTQ en El Salvador

Nació en mayo La Casa Rosada

Published

on

Grace Jiménez, izquierda, y Kevin Bonilla, los fundadores y de fondo las personas usuarias de La Casa Rosada (Foto de Ernesto Valle por el Washington Blade)

SAN SALVADOR, El Salvador — Con el objetivo de generar un espacio seguro en donde se pueda educar, crear y convivir, nació en mayo La Casa Rosada.

Es un lugar acogedor que se volvió realidad desde la visión de Grace Jiménez y Kevin Bonilla, ambos diseñadores gráficos y emprendedores, autodenominados amantes de las técnicas tradicionales del arte y de todos los colores del arcoíris.

“Nos identificamos con la discriminación que vive la comunidad LGBT en lugares públicos, pues somos de la comunidad; el poder estar en un lugar tranquilos con mi novio, sin temor que nos vayan a sacar o ver mal, también motivó a crear La Casa Rosada”, cuenta al Los Angeles Blade Bonilla.

Aunque existen algunos lugares de convivencia nocturna para la población LGBTQ en El Salvador, son pocos los espacios para esparcimiento y convivencia diurna.

“También hay mucha juventud LGBT que no puede ir a un bar o quiere otro tipo de actividades”, expresa Jiménez.

El reto que ambos emprendedores se pusieron desde un inicio fue decir abiertamente que eran de la población LGBTQ y que su proyecto iba enfocado para la misma población.

“Cuando pensamos en convivir y crear comunidad, es crear lazos en general y esto a veces solo es un día como yendo a la marcha y se acabó; pero acá es un espacio para generar esos lazos y permanecer en comunidad”, afirma Bonilla al referirse del porqué crear La Casa Rosada.  

“Me enteré por Instagram; por publicaciones que habían compartido y también los reels”, compartió con el Blade Watery, una usuaria de La Casa Rosada, evidenciando la principal herramienta de difusión que el equipo a utilizado para dar a conocer este espacio de convivencia para juventudes LGBTQ.

Desde sus inicios hasta el momento el momento, La Casa Rosada ha ido tomando forma a partir de diversos talleres que han podido impartirse en sus instalaciones, la mayor parte enfocados en el arte, pero sus fundadores no descartan la posibilidad de ir evolucionando, creando espacios de crecimiento en otras temáticas que atañen a la población LGBTQ. Sin olvidar que su principal herramienta de difusión han sido las redes sociales.

“Estamos tratando de abrir espacios más de convivencia y educación, siempre orientado a la comunidad LGBT, como conversatorios y charlas”, explica Jiménez una manera en cómo evolucionar el proyecto.

“En La Casa Rosada se siente un ambiente diferente, con energías positivas; tomando en cuenta que en nuestro país es bien difícil encontrar un espacio accesible y bonito”, comenta al Blade Ingrid, una usuaria de La Casa Rosada.

“En sus talleres no solo tratan de compartir un conocimiento, sino que están llenos de empatía, alegría y respeto cosas que es bien difícil encontrar hoy en día”, expresó Ingrid.

Un factor importante que logra hacer sentir acogidas a las personas usuarias de La Casa Rosada es la no discriminación por orientación sexual, identidad y/o expresión de género.

“Mucha gente nos pregunta si puede venir, aunque sean heterosexual; y claro que sí, lo importante es que no vengan con la mentalidad de ver mal a alguien o hacerle sentir mal”, aclara Bonilla.

“Me gusta porque crean un ambiente muy armonioso y agradable. Me puedo sentir tranquila estando con ellos. El lugar es muy hermoso, está bien decorado y lleno de plantitas”, asegura al Blade Watery.

La visión de estos amigos es tener un lugar propio, en donde se puedan realizar actividades con un espacio adecuado, donde puedan realizarse talleres en simultaneo y conversatorios; también un espacio para compartir con café y algunos bocadillos.

Por lo pronto La Casa Rosada comenzará desde septiembre un club de lectura llamado “El Libro Rosado”, donde comenzaran a leer “Ni puta, ni santa”, las memorias de la veneno; con ello pretenden que desde la lectura y la convivencia, se pueda cambiar y educar desde la diversidad.

“La misma gente nos dijo que había que hacer un club de lectura, netamente con literatura LGBT”, explica Bonilla.

Tanto Jiménez como Bonilla, esperan lograr establecer lazos con diferentes organizaciones de la población LGBTQ, para poder emprender proyectos en conjunto, tal como lo han hecho con la organización Espacios Seguros, generando nuevos conocimientos en temáticas que no manejan.

“Hay muchos jovencitos que a veces nos escriben con dudas y siempre es bueno tener alianzas más fuertes que puedan atenderles y solventar esas dudas”, comenta Jiménez.

La Casa Rosada tiene sus puertas abiertas a la inclusión, sus fundadores quieren que las personas se den cuenta que se puede tener un proyecto donde se diga abiertamente que se aceptan todo tipo de personas, indistintamente su orientación sexual, identidad y/o expresión de género; y que también este tipo de proyectos puedan replicarse en otros lugares del país, para llegar a aquellos jóvenes que no están en la capital y necesitan un espacio seguro de convivencia.

Continue Reading
Advertisement

En Espanol

Una ‘besada’ inesperada en La Habana: El activismo LGBTQ+ independiente sale en defensa del Código de las Familias

Proyecto de ley debe garantizar igualdad matrimonial en Cuba

Published

on

Activistas LGBTIQ+ frente al Ministerio de Justicia (Foto de Nelson Álvarez Mairata)

Tremenda Nota es el socio mediático del Washington Blade en Cuba. Esta nota salió en su sitio web el 15 de enero.

LA HABANA — Activistas independientes de la comunidad LGBTIQ+ salieron a las calles del Vedado, en el centro moderno de La Habana, para realizar en una besada pública en respaldo al Código de las Familias, el proyecto de ley que debe legalizar las uniones entre personas del mismo sexo en Cuba, además de otros derechos.

El recorrido de los activistas comenzó en 23 y Malecón y tuvo escalas en el Hotel Nacional, el cine Yara y el Ministerio de Justicia.

La abogada Lidia Romero Moreno, el influencer Jancel Moreno y el pastor Adiel González Maimó estuvieron entre los participantes.

Romero Moreno, activista de la plataforma 11M, comentó a Tremenda Nota que se sumaba a la iniciativa porque “es una acción para comenzar a mover los activismos, y decir que estamos aquí y queremos todos los derechos para todas las personas”.

Por su parte, Adiel González Maimó explicó que “es importante todo lo que en materia de activismo se logre hacer con vistas al debate popular del Código de las Familias, para visibilizar las realidades y derechos de la comunidad LGBTIQ+”.

El proyecto de ley del Código de las Familias fue publicado en la Gaceta Oficial este 12 de enero y se someterá a consulta popular en el período comprendido entre el 1 de febrero y el 30 de abril del año 2022.

De ser aprobada finalmente en un referendo, la nueva ley resolverá muchas de las demandas de la sociedad civil cubana, entre ellas el matrimonio igualitario, la posibilidad de adopción sin que importe el género de los progenitores y la prohibición del matrimonio infantil.  

Las besadas públicas han sido una opción del activismo LGBTIQ+ para visibilizarse. Cuba no es la excepción.

En 2012 tuvo lugar la “Primera besada por la diversidad e igualdad” convocada por el Proyecto Arcoíris, una organización que se definía como “anticapitalista”, en un sitio cercano a la Plaza de la Revolución, en La Habana.

Dos años después, se repitió esta iniciativa en La Habana Vieja. Ambas ocurrieron el 28 de junio, Día del Orgullo LGBTIQ+ en recuerdo de los disturbios del bar Stonewall, en Nueva York, incidente que ha sido considerado un hito del activismo estadounidense y mundial.  

Otra besada LGBTIQ+ fue convocada el 29 de septiembre de 2015 por el Proyecto Arcoíris y la Red Observatorio Crítico.

En 2020, durante la epidemia de covid-19, el activismo realizó también un evento denominado #BesadaOnLineCuba2020 en la víspera el Día del Orgullo LGBTIQ+. La iniciativa abogaba por un Código de las Familias inclusivo y logró sumar colectivos y activistas de todo el país.

Continue Reading

En Espanol

‘Me recordarán por mi legado’: así fue el último adiós a Thalía Rodríguez en Honduras 

Líder trans fue asesinada el lunes en Tegucigalpa

Published

on

(Foto cortesía de Reportar sin Miedo)

Reportar sin Miedo es el socio mediático del Washington Blade en Honduras. Esta nota salió en su sitio web el 12 de enero.

TEGUCIGALPA, Honduras — Bajo el cielo nublado de Tegucigalpa, la tumba de la líder trans Thalía Rodríguez en el cementerio Santa Cruz Memorial está a unos pocos metros de la de su madre, Reina. Las dos murieron con una semana de diferencia. Pero, mientras la muerte de su progenitora fue natural, la de Thalía se debió a un horrendo asesinato cometido a sangre fría el 10 de enero por hombres que no han sido capturados.

Thalía tenía una semana de haber visto a su madre morir en la colonia Smith, en Tegucigalpa, cuando, el 10 de enero de 2022, dos asesinos entraron a su casa en las faldas del cerro Juana Laínez y la mataron de un tiro en la cabeza.

“La pérdida de Thalía no solo es la primera LGBTI del 2022. Thalía estaba sufriendo por la muerte de la mamá”, dijo a Reportar sin Miedo la integrante de la Red Lésbica Cattrachas, Seidy Irías. 

Irónicamente, solo unas semanas antes, Thalía había dicho en una de sus últimas entrevistas para Reportar sin Miedo: “Soy una de las pocas que han sobrevivido. He perdido a la mayoría de mis amigos en el camino, y he tenido que enterrarlos”.

“El día que tú faltes van a hablar de ti porque dejaste un legado. Y esa es una de las cosas más lindas que todos buscamos en esta vida”, había dicho Thalía en un reportaje financiado por la Fundación Internacional de las Mujeres en los Medios (IWMF por sus siglas en inglés) y publicado en Reportar Sin MiedoEn Altavoz y Reporteros de Investigación. 

Como Seidy, al Santa Cruz Memorial, en la salida de Tegucigalpa, llegaron desde las tres de la tarde docenas de miembrxs de la comunidad diversa hondureña en diversos medios de transporte para acompañar en su dolor a lxs familiares y amigxs de Thalía.

“Pasó año nuevo en la casa de mamá y la vio fallecer. Se nos fue una persona muy querida, una gran persona”, agregó Seidy ante el ataúd con los restos de Thalía Rodríguez. 

Alrededor de Seidy se reunieron miembrxs de reconocidas asociaciones LGBTIQ+ (Muñecas de Arcoíris, Arcoiris, Kulkulcán, Colectivo Violeta, Cozumel Trans y Movimiento Diversidad en Resistencia, entre otras) para despedirse de Thalía, originaria de Olancho, en el oriente del país, y residente desde los dos años de edad en Tegucigalpa. 

La amiga de Thalía desde hace 23 años, Safiro, viajó desde el sur de Honduras para asistir al sepelio. “Me fastidia”, dijo. “Jamás pensé que moriría así porque Thalía era motivación pura. Luchó por casi 20 años con el VIH y nunca se derrumbó y quitarle la vida de esta forma es injusto”. 

Mientras hermanas, hermanos y sobrinas de Thalía llegaron al Santa Cruz a despedirse de ella por última vez, las y los integrantes de los colectivos diversos de Honduras manifestaron su dolor por la pérdida de Thalía, a quien recordaron como una “persona querida”, “una gran persona” y una mujer “llena de alegría”. 

Aunque a su familia les costaba entender la identidad de género, la querían como era y sus familiares alzaron la voz durante el sepelio para exigir justicia por el asesinato de la reconocida activista trans hondureña. “No queremos impunidad”, afirmaron. 

Una mujer elevaba oraciones en voz alta bajo el calor de la tarde mientras los y las familiares de Thalía no se despegaban del ataúd. Sin dejar de llorar, corearon la canción No llores por mí, del grupo musical Tercer Cielo. 

Tras entonar los versos de la canción que hablan del deseo de estar en un mejor lugar para descansar, lxs silenciosxs asistentes al sepelio, con los rostros tristes, cubrieron el ataúd de Thalía con la bandera de la comunidad trans.

En sus intervenciones, lxs intregrantes de los colectivos diversos presentes en el entierro destacaron la lucha y trayectoria en derechos humanos de Thalía Rodríguez y alabaron su lucha en favor de la igualdad de derechos de la comunidad LGBTIQ+.

“No tengo palabras, me siento quebrada”, dijo Seidy Irías. “Thalía era alegría. Era conocida por la colonia. Como mi amiga, me duele verla”. Por su parte, JLo Córdova de Muñecas de Arcoíris, manifestó que Thalía será recordada por su calidad humana y hacer la diferencia en los colectivos LGBTIQ+.

Una de las pocas sobrevivientes de la generación de Thalía habló de la activista trans asesinada y de otras de sus amigas que corren constante peligro y a pesar de todo mantienen arriba la bandera de lucha. “Perdimos una generación”, dijo Safiro. 

Junto con Carola, Thalía, Celia y Biby, Safiro formaba lo que ella llama “el clan de las cinco entre los 45 y 55 años”. Pero, tras la muerte de Thalía, “solo quedan cuatro”, agregó Safiro, quien es profesora de inglés en el sur de Honduras.

Para Safiro, Thalía “lo supera todo, ella era un personaje”. Era una mujer que regalaba motivación y alegría, “era una explosión de autoestima elevada”. 

No quieren otro crimen impune

Safiro y sus amigas son una excepción en Honduras, donde la mayoría de las mujeres trans mueren a los 35 años de edad. Thalía había vivido diez años más que el promedio, pero la lucha de los colectivos LGBTIQ+ es que ese promedio sea parte del pasado.

Pero para que eso suceda es necesario que la impunidad no siga siendo de más del 90% en los asesinatos contra la población diversa de Honduras. Los colectivos piden a gritos la captura de los asesinos de las 402 personas diversas muertas violentamente desde 2009, año del asesinato de la activista trans Vicky Hernández.

“Esperamos la investigación de la DPI [Dirección Policial de Investigación]”, dijo la integrante de Cattrachas, Seidy Irías, respecto al caso de Thalía Rodríguez. “Estamos esperando que protejan a las personas que fueron testigas y testigos del crimen”, agregó.

Cattrachas ha identificado un preocupante patrón en los asesinatos de mujeres trans cometidos en Honduras desde 2017. Esas muertes violentas, dijo, suceden desde ese año en la casa de las víctimas. 

Una de las causas de ese patrón es el empeoramiento de la violencia desde el 2009, año del golpe de Estado que derrocó a Manuel Zelaya, esposo de la actual presidenta Xiomara Castro, para imponer un gobierno de facto.

“Después del 2009, cualquiera podía matarnos”, afirmó Cattrachas. “El mensaje que dejó el golpe de Estado es que los cuerpos de las personas LGBTIQ+ no valían nada, que nadie los investigaba”.

De ese modo, después de 2009, la población diversa en Honduras quedó desprotegida, asegura Seidy. “Las mujeres trans también sufren violencia en sus hogares”, como le sucedió a Thalía.

Aunque la condena contra el Estado de Honduras por la activista trans Vicky Hernández exige reparos y creación de leyes que protejan a la población diversa, hasta ahora el gobierno de Juan Orlando Hernández no se ha preocupado por cumplir la sentencia. 

Por el contrario, el propio presidente Hernández calificó como “enemigos de la independencia” a los colectivos LGBTIQ+ del país. La elección de Xiomara Castro como presidenta en las elecciones de noviembre de 2021 dejó un sabor de esperanza en los grupos de la diversidad sexual hondureña. Con ella se acaban 12 años de gobierno nacionalista opacado por escándalos y discriminación. 

Por eso, las organizaciones esperan que Castro ayude a que el crimen contra Thalía  no quede impune como casi todos los 402 cometidos desde 2009. 

“Thalía salió de la calle, venció la pobreza y sobrevivía a diario con VIH”, dijo Seidy. “Aún así, el Estado no la protegió. Lo que pedimos es justicia”.

A este llamado se unieron organizaciones nacionales e internacionales, así como los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, Unión Europea, Oacnudh, Robert F. Kennedy Human Rights, Human Rights Watch y USAID, entre muchos más.

“Me horrorizan los asesinatos de destacados defensores de #DDHH en Honduras: Thalía Rodríguez, defensora del colectivo LGBTQI+ y Pablo Hernández, líder indígena lenca. Pedimos justicia pronta e imparcial. Por el bien de los hondureños, estos ataques contra activistas deben parar», dijo la administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Samantha Power. 

Por su parte, la Oficina en Honduras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), expresó en un comunicado: “El Estado hondureño debe garantizar la verdad, justicia y reparación por este crimen y adoptar las medidas necesarias para propiciar entornos seguros para la defensa y promoción de los derechos humanos, en especial de las personas en mayor situación de vulnerabilidad”.

Continue Reading

En Espanol

Asesinan a la líder trans Thalía Rodríguez en Honduras

Activista se destacó por liderar el movimiento trans

Published

on

Thalía Rodríguez en su casa. (Foto cortesía de Reportar sin Miedo)

Reportar sin Miedo es el socio mediático del Washington Blade en Honduras. Esta nota salió en su sitio web el 10 de enero. El Blade también publicó una nota sobre el asesinato de Thalía Rodríguez en inglés.

TEGUCIGALPA, Honduras — De varios balazos en la cabeza asesinaron hoy por la tarde a la líder trans hondureña Thalía Rodríguez, de 58 años de edad, en la casa donde vivía en las faldas del cerro Juana Laínez, en Tegucigalpa, capital de Honduras.

Un hombre que acompañaba a Thalía en el momento del atentado recibió heridas de bala en varias partes del cuerpo, pero logró sobrevivir al ataque. Una ambulancia trasladó al herido a un centro hospitalario para atenderlo. 

Personal de Medicina Forense se encargaba de levantar el cuerpo de Thalía dentro de la vivienda. Entretanto, varios elementos policiales resguardaban la zona. Además de la activista trans, en la casa había otras personas, quienes no resultaron heridas en la balacera.   

Una líder reconocida por la comunidad trans

“No tengo palabras”, dijo a Reportar sin Miedo la coordinadora de la Red Lésbica Cattrachas, Indyra Mendoza. 

Con voz entrecortada, Mendoza confirmó que la víctima era la activista trans Thalía Rodríguez.

Thalía, originaria de Olancho y residente en Tegucigalpa desde los dos años de edad, había trabajado durante muchos años con Mendoza en el proceso de empoderamiento de las mujeres trans en Honduras.

Además, Rodríguez era reconocida como una líder por la comunidad donde vivía en las faldas del Juana Laínez. Sus vecinos la saludaban alegremente a su paso por las empinadas calles de la colonia donde vivía. 

“Thalía venía luchando desde hace muchos años para que en Honduras la comunidad trans tuviera derechos”, dijo la miembra de la asociación trans Muñecas de Arcoíris, JLo Córdova. “Ella era una guerrera porque peleó siempre por nuestros derechos. Condenamos y repudiamos su asesinato. Ya no más crímenes de odio contra nuestra comunidad. Estamos indignadas por este vil asesinato”.

Thalía era una de las pocas mujeres trans en Honduras que tenían negocio propio. Por más de una década fue dueña de una abarrotería en la colonia donde residió durante cerca de 30 años. Su negocio le permitió dejar el trabajo sexual que ejercen la mayoría de las mujeres trans hondureñas. 

Sin embargo, había tenido que cerrar su tienda hace poco más de un año debido a las deudas, a las escasas ventas y a los problemas derivados de la pandemia. “No fue fácil, pero tampoco imposible” mantener su negocio durante tanto tiempo, había confesado a Reportar sin Miedo en una de las últimas entrevistas que dio.

“Falta mucho por recorrer, pero pienso que las nuevas generaciones, a través de todo lo que se ha ganado con el Estado, esa ordenanza que se le da, esa demanda, sí va a haber justicia”, agregó en la entrevista. “Si las nuevas generaciones de chicas trans no aprovechan, es porque no quieren. Porque ya hay una puerta que les dice ‘bienvenidas’. Si para mí hubiera habido esa puerta, qué no hubiera dado. Pero no había nada más que golpes, violencia psicológica, verbal, física”.

En diciembre, Thalía fue protagonista de un reportaje realizado en el marco del proyecto Exprésate del IWMF. Lxs invitamos a leerlo.

Además, con el suceso sangriento de hoy, llega a 402 la cifra de asesinatos contra la diversidad sexual en el país desde 2009, año del transfeminicidio de la activista Vicky Hernández, cometido durante el toque de queda por el golpe de Estado que impuso al gobierno de facto de Roberto Micheletti. 

El primer asesinato LGBTIQ+ del año

La muerte violenta de Thalía Rodríguez se convierte en el primer asesinato de una persona LGBTIQ+ en 2022 en Honduras. 

Además, con el suceso sangriento de hoy, llega a 402 la cifra de asesinatos contra la diversidad sexual en el país desde 2009, año del transfeminicidio de la activista Vicky Hernández, cometido durante el toque de queda por el golpe de Estado que impuso al gobierno de facto de Roberto Micheletti. 

“Es indignante comenzar el año con el asesinato de un ícono de la comunidad trans”, dijo el miembro del Movimiento Diversidad en Resistencia, Eric Martínez. “Conocí a Thalía hace más de 20 años. Su compromiso y solidaridad hacia sus compañeras trans fueron muy marcados. Nunca se engrandecía por su trabajo. Al contrario, lo hacía de forma desinteresada y con humildad. Me indigna saber que la política de odio instalada por la narcodictadura siga cobrando vidas en el país y sin investigación y reparo”.

Justicia exigen por muerte de Thalía

Las organizaciones de defensa de derechos humanos LGBTIQ+ a lo largo del país se manifestaron por el asesinato de la líder trans Thalía Rodríguez.

“Exigimos justicia por el terrible asesinato de Thalía Rodríguez”, escribió la Red Lésbica Cattrachas en un comunicado en su Twitter. Thalia trabajó “más de 20 años”, como “defensora de derechos humanos, de derechos de las personas LGBTI y de personas que viven con VIH”.

Entretanto, la coordinadora de la Asociación de Derechos Humanos Cozumel Trans, Rihanna Ferrera, también se pronunció sobre la muerte de Thalía. “Condenamos el asesinato de nuestra compañera y líder de Cozumel Trans, Thalía Rodríguez. Exigimos justicia”, dijo Ferrera. Por otra parte, Cattrachas señaló que el asesinato de la activista trans en Tegucigalpa “demuestra cómo el Estado de Honduras no protege a las personas LGBTI, incumpliendo la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el asesinato de Vicky Hernández”.

La red lésbica le exigió en su comunicado a la presidenta Xiomara Castro que se pronuncie “sobre el asesinato de Thalía Rodríguez y muestre su compromiso con la construcción de una Honduras más incluyente”.

 

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Follow Us @LosAngelesBlade

Sign Up for Blade eBlasts

Popular