Connect with us

En Espanol

Las iglesias en Cuba están más preocupadas por la educación sexual que por el Código de las Familias

Los adventistas publicaron una carta dirigida al presidente

Published

on

Una iglesia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Santa Clara, Cuba. (Foto de Michael K. Lavers por el Washington Blade)

Tremenda Nota es el medio socio del Los Angeles Blade. Esta nota salió en su sitio web el 16 de junio.

CÁRDENAS, Cuba — Una declaración oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día confirma que la preocupación de algunas iglesias cristianas contrarias a los derechos LGBTI+, está más motivada por el programa de educación sexual integral aprobado por el Ministerio de Educación (Mined) que por el Código de las Familias.

Los adventistas, en una carta pública dirigida al presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, manifestaron estar “preocupadas” por la Resolución No. 16/2021, aprobada por el Mined el pasado 26 de febrero con el propósito de establecer un programa educativo con enfoque de género que promueve la inclusión de personas LGBTI+, entre otros temas.

La declaración adventista, aunque dice estar en “desacuerdo” con “los ajustes que se quieren hacer al Código de Familia”, solicitó puntualmente al gobierno “no exponer a nuestros niños, niñas y adolescentes a la ideología de género en las escuelas”.

“Finalmente, en caso de implementarse el programa de ideología de género en nuestras escuelas que este sea opcional, ya que no existen escuelas cristianas”, insistieron los adventistas.

La resolución aprobada por el Mined declara: “El respeto a la diversidad sexual, como fundamento ético y de protección de los derechos de las personas y de rechazo a prácticas y comportamientos homofóbicos, transfóbicos e inhumanos”.

La solicitud principal de la declaración adventista coincide con lo manifestado por otras denominaciones cristianas en sus recientes posiciones públicas. La Convención Bautista de Cuba Occidental, por ejemplo, también recomendó que la educación sexual sea ofrecida como una opción no obligatoria, bajo supervisión del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

“Sería doloroso que muchos ciudadanos dignos se vean en la disyuntiva de no llevar a sus hijos a la escuela (asumiendo las consecuencias de ese acto de desobediencia civil) o entregarlos mansamente al bombardeo sectario de una ideología que rechazamos”, dijeron los bautistas.

La Liga Evangélica de Cuba, en su declaración publicada este 10 de junio, enfatizó en que se garantice la libertad religiosa y expresó que personas LGBTI+ “tienen derecho a luchas por sus demandas y pedir igualdad ante la ley”.

Los adventistas, en la misma línea que los metodistas, quienes solicitaron al gobierno una Ley de Cultos que refuerce la libertad religiosa, dijeron en su carta que si las autoridades finalmente legislan a favor de la igualdad LGBTI+, también proteja a quienes defienden “el punto de vista contrario a la ideología de género”, para evitar que sean acusados de homofobia “por proclamar y vivir los principios bíblicos”.

Los metodistas advirtieron sobre el peligro de “criminalizar nuestra defensa del diseño original de la familia, el matrimonio y la identidad humana”.

Las últimas declaraciones de las iglesias cristianas parecen dar como un hecho inevitable que el Código de las Familias adoptará el matrimonio LGBTI+ y se han enfocado en defender el derecho de los cristianos a profesar la fe que deseen sin ser molestados y la facultad de los padres para elegir la educación de los hijos menores de edad.

La resolución del Mined que han criticado estas iglesias, ya está en vigor. El Código de las Familias, la ley que debe resolver si el matrimonio será un derecho de las parejas LGBTI+, será presentado al parlamento en julio próximo. Después de ser aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular, será sometido a referendo.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

En Espanol

Homofobia y transfobia, las otras violencias usadas contra los manifestantes del 11 de julio en Cuba

Miembros de la comunidad LGBTQ detallen abusos por parte de la policía

Published

on

Leonardo Romero Negrín, izquierda. (Foto cortesía de María Lucía Expósito)

Tremenda Nota es el medio socio del Los Angeles Blade en Cuba. Esta nota salió en su sitio web el 19 de julio.

LA HABANA — La homofobia y la transfobia usadas por la policía con las personas detenidas en las protestas del pasado 11 de julio, fueron denunciadas por el estudiante Leonardo Romero Negrín en una entrevista publicada este lunes por La Joven Cuba, a una semana de los incidentes.

“Cuando llegamos a la unidad nos desnudaron a todos. Nos decían que nosotros éramos unos maricones chupapingas y que nos iban a coger el culo”, contó el estudiante de física, detenido en las cercanías del Capitolio mientras intentaba impedir la violencia de la policía contra Marco Antonio Pérez Fernández, de 17 años.

“Nos tuvieron contra la pared durante dos horas, llevábamos cuarenta minutos desnudos esperando, venían por detrás y me halaban el pelo, lo tengo largo, y me decían: ‘Chinita, con este pelito se puede hacer tremendo peluquín'”, relató Leonardo.

“Me tocaban las nalgas, a mí y a otros también”, detalló también.

En una conversación con Tremenda Nota, el estudiante reflexionó sobre la gravedad de este incidente, que revela contradicciones en la posición de las autoridades sobre la comunidad LGBTIQ+.

Leonardo no es gay ni trans, pero ha contribuido en muchas ocasiones con las campañas del activismo a favor del matrimonio igualitario en Cuba.

Tremenda Nota entrevistó durante la manifestación a tres mujeres trans que señalaron las razones particulares que tuvieron las personas LGBTIQ+ para unirse a las protestas.

“Vine porque estoy cansada de la represión que tiene la policía con los trans, no nos dejan salir a las calles, nos piden carnés, nos llevan por prostitución”, explicó Adriana Pérez Fernández mientras marchaba con sus amigas hacia la Plaza de la Revolución.

“Nos llevan para las unidades sin necesidad ninguna, nos meten en ‘peligro’, las familias pasando trabajo, cargando sacos para una prisión, al final de cuentas sin ninguna necesidad”, confirmó Analía Escalona, una mujer que dijo estar calificada como maestra y no tener empleo solo por ser trans.

Analía denunció que las autoridades usan frecuentemente contra ellas la categoría penal vigente en Cuba de “Estado Peligroso”, un recurso que les permite procesar a personas sin cometer un delito.

“Necesitamos plazas de trabajo para personas trans, donde podamos ir vestidas de mujer”, reclamó Adriana Pérez Fernández.

Tremenda Nota no ha podido confirmar si estas mujeres trans se encuentran entre los más de 500 detenidos registrados por activistas independientes, o si pudieron llegar a un lugar seguro después que la policía disolvió violentamente la manifestación en los alrededores de la Plaza de la Revolución.

Otras mujeres trans, participantes de las protestas ocurridas en el municipio de Arroyo Naranjo, La Habana, y entrevistadas en la prisión provisional conocida como “El Vivac”, fueron tratadas por la policía como hombres y denunciaron que el sistema penal cubano, en general, sigue desconociendo la identidad de género.

La última información sobre estas detenidas conseguida por Tremenda Nota, hace suponer que fueron procesadas la pasada semana por su participación en las manifestaciones.

Continue Reading

En Espanol

Cuba, 11 de julio de 2021: La manifestación LGBTQ

Miembros de la comunidad reclamaron sus derechos

Published

on

Adriana Díaz y Analía Escalona (Foto de Tremenda Nota)

Tremenda Nota es el medio socio del Los Angeles Blade en Cuba. Esta nota salió en su sitio web el 15 de julio.

LA HABANA — Miles de personas salieron a protestar en Cuba este 11 de julio para reclamar al gobierno que mejore sus condiciones de vida y garantice los derechos ciudadanos, entre otras peticiones.

Las protestas alcanzaron ciudades de todo el país, pero en algunos barrios de La Habana tuvieron pasajes de una violencia no vista antes. Patrullas volcadas, tiendas asaltadas y enfrentamientos a pedradas entre los manifestantes y la policía, ocurrieron por primera vez en Cuba con esta dimensión.

Una parte de la comunidad LGBTIQ+ se unió a las marchas. Además de compartir las demandas generales de los manifestantes, tenían razones particulares para protestar.

“Vine porque estoy cansada de la represión que tiene la policía con los trans, no nos dejan salir a las calles, nos piden carnés, nos llevan por prostitución”, dijo a Tremenda Nota una mujer trans que marchaba entre miles de personas por Centro Habana.

Adriana Díaz Martínez caminaba junto a otras mujeres trans. Coreaban, como el resto de los manifestantes “Libertad”, “Fuera, Díaz-Canel” y “Patria y Vida”. Esta última consigna, una de las más populares en las protestas, es el título de una canción de los artistas Yotuel Romero, Descemer Bueno, Maykel Osorbo, El Funky y Gente de Zona. En los últimos meses se ha convertido en un himno para los que se oponen al gobierno.

Analía Escalona, una de las compañeras de Adriana, señaló la escasez de productos básicos como una de las razones para protestar: “lo primero que tiene que haber en una farmacia para uno poder cuidarse y no contraer ninguna ITS (Infección de Transmisión Sexual) es condón, y no hay”.

También mencionó el acoso policial que afecta a las personas trans como otro motivo para marchar: “Nos llevan para las unidades sin necesidad ninguna, nos meten en ‘peligro’, las familias pasando trabajo, cargando sacos para una prisión, al final de cuentas sin ninguna necesidad”.

Al hablar de “peligro”, se refirió al “Estado Peligroso”, una opción que tiene la ley cubana para procesar a alguien que no ha cometido delito.

“Somos maltratadas por la misma policía. Es un acoso y acoso. Basta ya”, enfatizó Chanel, otra de las mujeres trans que participó en la marcha.

“Yo tengo título. Título de maestra, de peluquera. No hay necesidad de llevarnos, meternos en ‘peligro’ sin necesidad”, dijo Analía. “¡Todas no nos prostituimos, pinga! ¡Patria y Vida!”.

“Vine en compañerismo con todas las demás personas que hay aquí. Por el hambre, la necesidad. No hay medicamentos, no hay comida. No hay agua. No hay nada. ¡Las casas en La Habana se están cayendo y ellos están construyendo hoteles!”, comentó Adriana.

La crisis económica de Cuba, empeorada por la epidemia de covid-19 y por las sanciones estadounidenses, llegó al extremo en 2020. La economía cayó un 11 por ciento, según fuentes oficiales.

Para las personas trans cualquier caída de la economía pesa el doble. Sigue siendo difícil en Cuba que estas mujeres terminen estudios o accedan a un empleo formal.

“Necesitamos plazas de trabajo para personas trans, donde podamos ir vestidas de mujer”, dijo Adriana.

El Código de Trabajo vigente prohíbe la discriminación por orientación sexual, pero no brinda la misma protección a quienes son rechazados por su identidad de género.

Analía Escalona, centro, Chanel, izquierda, y Maykel González Vivero. (Photo de Tremenda Nota)

El periodista Maykel González Vivero, de Tremenda Nota, fue detenido en las manifestaciones del pasado domingo y conducido a la cárcel provisional conocida como “El Vivac”, en las afueras de La Habana.

El reportero coincidió con dos mujeres trans durante su detención. Ambas viven en Arroyo Naranjo, un municipio de la periferia, y participaron en las protestas de La Güinera, uno de los barrios más pobres de la ciudad. Los medios oficiales citaron los disturbios ocurridos allí entre los más violentos.

González Vivero dijo a Tremenda Nota que las detenidas trans fueron tratadas por la policía como hombres desde el principio, cuando se dirigieron a ellas por su nombre legal.

Ambas relataron al periodista que habían sido sancionadas por tribunales en el pasado y que los reglamentos de las cárceles cubanas desconocen su identidad de género. Citaron, por ejemplo, el corte de cabello masculino que les imponen.

Continue Reading

En Espanol

Unas 18 mil personas participan en XXV marcha del Orgullo en El Salvador

Ruby Corado de Casa Ruby estuvo entre las participantes

Published

on

Unas 18 mil personas participaron en la XXV marcha del Orgullo en El Salvador (Foto de Ernesto Valle por el Washington Blade)

SAN SALVADOR, El Salvador Bajo el lema “La resistencia, será la diferencia” y manteniendo siempre las normas de bioseguridad como el uso de mascarillas y solicitar a las personas que cada quien llevará su alcohol gel, la Federación Salvadoreña LGBTI de El Salvador (FESLGBTI), organizó la XXV Marcha del Orgullo LGBTI en el país.

Las nueve organizaciones que conforman dicha federación, obtuvieron una gran convocatoria el 26 de junio, en el marco de la conmemoración de los 52 años de los disturbios de Stonewall en la ciudad de New York que marcaron el inicio de la lucha social por los derechos LGBTQ en el mundo.

A pesar que en el país como en el resto del mundo, la pandemia por el covid-19 aún es un peligro latente, se decidió salir a las calles y mostrar al gobierno actual, que la población LGBTQ existe y sus derechos no son obsoletos, son una necesidad que estos se respeten. Las mismas organizaciones en un comunicado de prensa externaron su preocupación, pues han percibido que el los dos años de gobierno se ha atentado contra el Estado de Derecho y el régimen democrático promoviendo los constantes ataques a defensores de derechos humanos y archivando propuestas de ley en beneficio de toda la ciudadanía.

El recorrido de la marcha que acogió aproximadamente unas 18 mil personas, fue desde la Plaza del Divino Salvador del Mundo en Colonia Escalón de San Salvador, hacia la Plaza Cívica Gerardo Barrios en el Centro Histórico de San Salvador, frente a Catedral Metropolitana y el Palacio Nacional, un punto de llegada muy simbólico para enfatizar el posicionamiento de la FESLGBTI, ante la realidad que se vive frente a la indiferencia del actual gobierno con respecto a las realidades de la población LGBTQ salvadoreña.

Entre las declaraciones que la FESLGBTI realizó en conferencia de prensa antes de comenzar el recorrido, mencionaron que desde que Nayib Bukele asumió el Ejecutivo, no tienen una institución estatal funcional que trabaje en la promoción, respeto y defensa de los derechos humanos de la población LGBTQ salvadoreña. Agregaron que a pesar de haber creado una Dirección General de Género y Diversidad en el Ministerio de Cultura, dicha instancia no se ha acercado a las organizaciones de sociedad civil para coordinar esfuerzos.

Entre las figuras políticas que se hicieron presentes a la marcha estuvieron la diputada Anabel Belloso del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el diputado Johnny Wright Sol del partido Nuestro Tiempo.

En declaraciones a El Salvador G, portal informativo de la población LGBTQ salvadoreña, mencionó estar contento de estar acompañando la marcha del Orgullo LGBTQ.

“Es una importante celebración, pero también es una protesta, porque todavía en nuestro país hay una situación muy crítica de desigualdad y de violencia hacia la comunidad LGBT, sobre todo hacia la comunidad trans”, en palabras del diputado, además agregó que se necesita nueva legislación por la identidad de las personas trans, legislación contra la discriminación de poblaciones históricamente excluidas en nuestros país y también legislación a favor del matrimonio igualitario.

“Este es un trabajo que se construye defendiendo la democracia y toca salir a la calle como lo hemos hecho este día”, agregó Wright. 

La lideresa y directora de Casa Ruby, Ruby Corado, estuvo presente también y se dirigió a la población asistente al llegar a Plaza Gerardo Barrios en el Centro histórico.

“Estoy aquí para pedirle a todas, todos y todes, que en estos 25 años del orgullo LGBT, en este centro histórico donde corre la sangre de mujeres trans que tuvieron el valor de salir a estas plazas, en estas calles y son las personas a quienes les debemos el día de hoy, el poco de libertad que existe”, comenta Corado en su discurso. “Quiero también reconocer a todos los líderes, gays, lesbianas, bisexuales y trans, que a través de los años, desde los años 70s han luchado aún dentro de esa catedral, para que en nuestro país tuviéramos dignidad”.

Líderes actuales del movimiento LGBTQ de El Salvador, también se dirigieron a la concurrencia, para animar a las personas asistentes a salir más a luchar por sus derechos, no únicamente el día del orgullo LGBTQ; Karla Guevara de Colectivo Alejandría, exhortó a las personas presentes a poner atención y no ignorar el hecho de que mientras deciden ignorar la realidad del país, a las mujeres trans las siguen matando.

“A muchas mujeres trans son siguen negando trabajo, muchas mujeres trans siguen muriendo por complicaciones de salud, hay retrocesos en los derechos humanos de las personas LGBTI desde que este gobierno asumió el poder y no podemos negar eso”, explicó Guevara.

“Necesitamos de cada uno de ustedes, cuando les proponemos marchas, cuando les proponemos protestas y ustedes salgan a las calles a apoyar, es ahí cuando este país comenzará a cambiar”, agregó Guevara.

Por su parte el ex candidato a diputado por Nuestro Tiempo y director del Colectivo Normal, Erick Ortiz, también quiso dar su aporte al porqué es importante salir a marchar ese día.

“A nosotras, nosotros y nosotres, nos han educado para sentir vergüenza de ser quienes somos, para escondernos, incluso para pedir perdón por quienes somos y acá estamos viendo que no estamos solas y solos, que somos muchas y muchos que queremos luchar por nuestros derechos y hay que preguntarnos ¿cómo es que llegamos a tener 18 mil personas el día de hoy?, recordemos que este movimiento empezó en 1997 liderado por mujeres y hombres que tenemos la enorme fortuna de aún tener a algunas y algunos que nos acompañan”, mencionó Ortiz.

“Este es un día en que celebramos estar vivos y vivas en un país homo, lesbo, bi, transfóbico como este, hay que estar felices porque hemos logrado con orgullo salir del closet, incluso con determinación hemos logrado enfrentarnos a nuestras familias y nuestros trabajos; los pocos derechos que estamos disfrutando hoy, son derechos que fueron trabajados hace décadas. Los derechos que estamos luchando hoy, quizás no los vayamos a disfrutar, nosotras y nosotros”, expresó Ortiz.

Aspidh Arcoíris mientras tanto realizaba un acto de protesta en el centro de la plaza que recibió la marcha, con sus ojos vendados y una pancarta que decía #Chalchuapa, haciendo alusión al caso de las más de dos decenas de osamentas encontradas en el terreno de Hugo Ernesto Osorio Chávez, en el municipio de Chalchuapa del departamento de Santa Ana; se estima que en su mayoría sus victimas fueron mujeres.

Por su parte Ortiz en su discurso agregó que ante el accionar de un gobierno, que en dos años solo ha manifestado un accionar anti-derechos, al entrar en función eliminó la Dirección de Diversidad Sexual, eliminó el Decreto Ejecutivo 56, desarticuló las mesas de trabajo en el Ministerio de Trabajo, de Seguridad, de Educación y de Salud, y más recientemente en mayo mandó a archivo dos ante proyectos de ley que no son solo una década de trabajo organizado, sino la sangre de muchas personas que ya no están. Estaban presenten en la marcha para decirles “nuestras luchas están más vigentes que nunca, nuestros derechos no son obsoletos, no vamos a dar un paso atrás”, enfatizó entre los aplausos y gritos de las personas asistentes.

Bianca Rodríguez, directora de COMCAVIS TRANS, habló sobre la inclusión y aclaró que poner luces en un monumento no significaba ser inclusivos, haciendo alusión a la acción realizada por el Ministerio de Cultura realizará desde el 25 de junio, que durará hasta el 30 de junio, iluminando las columnas del Palacio Nacional con los colores de la bandera arcoíris.

“La inclusión es respetar nuestros derechos, es respetarnos como sujetas de derecho y eso se reconoce a través de legislaciones”, aclaró Rodríguez.

También, Rodríguez abonó que desde el 2015 que se reformó el código penal en la agravante por crimen por odio, se han contabilizado al menos 50 nuevos crímenes, de los cuales únicamente dos han sido judicializados y en total hay aproximadamente 700 casos sobre crímenes por odio.

“¿Hasta cuando vana condenar esta violencia ustedes también?”, cuestionó Rodríguez a las personas en Plaza Gerardo Barrios. “No debemos dejar la violencia en silencio”.

El resto del Festival del Pride 2021 en El Salvador estuvo lleno de música y diversión para las y los asistentes, quienes aparte de celebrar y visibilizar su existencia, este día se llevaron un mensaje muy importante sobre la lucha que debe continuar de un movimiento que año tras año debe crecer y unirse más.

(Foto de Ernesto Valle por el Washington Blade)
Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Follow Us @LosAngelesBlade

Sign Up for Blade eBlasts

Popular