Connect with us

En Espanol

Capitalizando el Mes del Orgullo: cómo empresas en Honduras utilizan a las personas LGBTQ para vender sus marcas

Galeano modificó el símbolo patrio Lempira

Published

on

Reportar Sin Miedo es el medio socio del Los Angeles Blade en Honduras. Esta nota salió en su sitio web el 13 de junio.

Por María Alejandra Aguilar y Dunia Orellana

SAN PEDRO SULA, Honduras — Ondeando banderas de arcoíris y organizando marchas caracterizadas por color y júbilo recibimos junio, el Mes del Orgullo LGBTIQ+, alrededor del mundo. Aunque las poblaciones de la diversidad sexual y de género se dedican a concientizar y promover representación igualitaria durante todo el año, el Mes del Orgullo es un tiempo dedicado a visibilizar a la diversidad sexual y su lucha para borrar el estigma que aún existe.

Sin embargo, las personas LGBTIQ+ y sus aliadxs no son lxs únicxs en publicar mensajes de apoyo en redes sociales durante el Mes del Orgullo. Recientemente, corporaciones y empresas también se han unido al movimiento visibilizando su respaldo a través de campañas publicitarias. Tal es el caso de la marca de bebidas alcohólicas Four Loko, que publicó en sus redes sociales la campaña “Four Loko es para TODES” con el fin de visibilizar a la comunidad LGBTIQ+ hondureña.

También lo hizo Barena en el 2020 con una campaña publicitaria denominada “#LevantalaConOrgullo”, en la cual también promocionaron un “kit para apoyar la igualdad” por la compra de sus productos. Esta campaña fue creada por la transnacional AB InBev y dirigida creativamente en Honduras y El Salvador por la compañía publicitaria Ogilvy.

Sin derechos ni oportunidades

Aunque el Mes del Orgullo no es la única ocasión que las empresas y corporaciones utilizan para diversificar sus audiencias y consumidores, este movimiento es objeto de crítica y oposición que, digamos, el mes rosa -mes de concientización sobre el cáncer de mama- no recibe. Este fenómeno de utilizar al movimiento LGBTIQ+ como una herramienta para generar dinero se denomina capitalismo rosa o capitalismo gay.

Según activistas LGBTIQ+ hondureñxs, esa fue la táctica de Galeano, una marca de ropa hondureña que publicó una controversial imagen de Lempira, símbolo patrio nacional, con los colores de la bandera LGBTI+ en redes sociales el pasado 1 de junio. Acompañada de un mensaje ambiguo por parte de la empresa en el que no se expresa abiertamente apoyo hacia la población de la diversidad sexual, la publicación recibió miles de interacciones y comentarios negativos, incluso de personas de la diversidad sexual.

“Prácticamente, el sistema capitalista se ha llegado a adueñar del colectivo LGBTIQ+. Están vendiendo nuestro orgullo y nosotros estamos permitiéndolo”, opinó la activista LGBTIQ+ hondureña Génesis González. “La única manera en la que ellos se están pronunciando a favor de nosotros simplemente es en un día o en un mes, cuando la homofobia, la transfobia, la bifobia y la lesbofobia existen en todo el año”.

En un país donde la diversidad sexual es discriminada y violentada, no basta una publicación con arcoíris cada junio. De acuerdo con el Observatorio de Muertes Violentas de la Red Lésbica Cattrachas, más de 380 personas LGBTI han sido asesinadas desde el 2009, sin contar la cifra de quienes han sufrido amenazas de muerte, violencia física y sexual. Además, según un reporte del 2020 por el Observatorio de los Derechos Humanos, las personas de la diversidad sexual “se ven empujadas a los márgenes sociales y económicos por una vida de discriminación”. Esta marginación sistémica suele comenzar con el rechazo y el abuso por parte de sus familias, agrega el reporte.

¿Dónde está la responsabilidad empresarial?

El problema con el capitalismo rosa es que tal sistema, si bien visibiliza a las personas LGBTIQ+ durante el Mes del Orgullo, también se lucra de su opresión y no permite que estas comunidades logren desarrollos económicos sustentables para sí mismas. “Pensar en alcanzar otras audiencias es violencia capitalista porque es buscar provecho lucrativo y monetario de las vidas y luchas que no te atraviesan y deshumanizar las vidas de a quienes sí”, comentó lu cía Santos, representante del colectivo Luciérnaga Poética.

José, un joven de 24 años, abiertamente gay y migrante de San Pedro Sula, lleva seis meses sin encontrar trabajo. ¿Su mayor obstáculo? Ser homosexual. Personas como José no reciben ningún beneficio por parte de empresas que aparentan ser inclusivas, pero no implementan políticas internas que brindan oportunidades a las personas de la diversidad sexual. Como José, muchxs sufren discriminación con base en su orientación sexual e identidad de género en los lugares de trabajo, lo cual invisibiliza a la comunidad aún más.

“Estoy de acuerdo con que existan marcas comerciales que para estas fechas visibilicen su acompañamiento o su identificación con la comunidad de la diversidad sexual”, opinó el sociólogo hondureño Luis Velásquez. “Yo, como consumidor, sí les exigiría que tuvieran responsabilidad social empresarial en lo interno, que en sus políticas empresariales administrativas sean respetuosas de los derechos humanos y de la diversidad, y que en sus políticas comerciales se exprese esto por el resto del año”.

La publicación de Galeano también recibió críticas por usar la imagen del Indio Lempira, pero la cuenta oficial en Instagram no aclaró el propósito de modificar al símbolo patrio con colores de la bandera LGBTI+. Muchxs tomaron la publicación como una ofensa.

“Usar el símbolo de Lempira, en este caso con la bandera LGBTIQPA+, puede significar muchas cosas dependiendo de donde viene”, comentó Lu Cía. “El caso de Galeano es una ofensa. Usar las fechas que conmemoran de alguna u otra forma las luchas de comunidades y poblaciones violentadas como oportunidades de mercantilización es reafirmar la intención opresiva de los sistemas de opresión”.

El que las empresas y corporaciones utilicen sus marcas y plataformas para visibilizar a la comunidad de la diversidad sexual no es la causa del disgusto y ofensa por parte del público LGBTI+, según Luis Velásquez. Pero existen formas de actuar como aliadxs en vez de capitalizar el Mes del Orgullo.

“No les podemos exigir que se unan a la causa de las personas de la diversidad sexual de forma totalmente desinteresada porque no está en su naturaleza”, opinó Velásquez. “Lo que sí podemos exigirles es la responsabilidad social empresarial para que no utilicen la bandera de la diversidad o la apropiación de símbolos sin que eso sea coherente con su actividad diaria”.

Orgullo critico

El cofundador de la organización Honduras Diversa, Néstor Hernández, dice que en este mes están promoviendo el Orgullo Crítico que promueve la memoria histórica desde un espectro crítico contra las violencias capitalistas, racistas, clasistas y patriarcales. “Buscamos que todas las personas puedan estar representadas, ya que la invisibilización es segregación y discriminación. En conclusión, buscamos fomentar un espíritu de apoyo ante las diversas luchas disidentes que se dan en nuestro colectivo”, apunta el activista.

“Como personas LGBTIQ+ no debemos olvidar que orgullo es protesta. Para poder conmemorar esta fecha hubo personas que lucharon, dejando lágrimas, sudor, sangre e incluso sus vidas. Como para permitir que se comercialice esta lucha, ni Marsha P. Jonhson ni Sylvia Rivera tuvieron patrocinadores y aún así salieron a las calles y organizaron un movimiento revolucionario por la liberación sexual y de género”, manifiesta.

Para Hernández, las empresas se benefician y “nos controlan” con sus productos supuestamente inclusivos, pero los fondos recaudados en la mayoría de los casos son destinados a campañas de políticos ultraconservadores quienes se dedican a bloquear los derechos LGBTIQ+.

Desde su organización están promoviendo el Orgullo Crítico que busca recordar la revolución y reivindicación de lo que significa el Día del Orgullo. Busca la igualdad colectiva de todas las disidencias sexuales y de género.

Pinkwashing

El término pinkwashing se usa para describir la acción de usar temas relacionados con poblaciones LGBTIQ+ de manera positiva para distraer la atención de las acciones negativas de una organización, país o gobierno. La palabra fue acuñada por Breast Cancer Action para identificar a las empresas que aseguraban apoyar a las mujeres con cáncer de mama, mientras que en realidad pretendían obtener mayores beneficios y mejorar su imagen de marca al incorporar a su publicidad una causa benéfica.

Un buen ejemplo de esto fue la campaña de Pepsi en 2017, cuando se vio obligada a retirar un spot relacionado con el movimiento #BlackLivesMatter por considerarse “muy insensible” con lo que estaba sucediendo.

A raíz de estas prácticas nació la palabra pinkwashing. Se refiere, en el contexto de los derechos LGBTI, a la variedad de estrategias de marketing dirigidas a promocionar productos o empresas apelando a su condición de simpatizante con la causa, con el objetivo de ser percibidos como progresistas, modernos y tolerantes.

“Las compañías deben de referirse a las poblaciones de la diversidad sexual el resto del año y somos una población vulnerada, subatendida, y creo que las corporaciones deben tener el deber ético y moral de hacer mucho más allá de vender mercancías que solo los lucren a ellos y por lo menos deberían hacer campañas de concientización”, dice el fotoperiodista Danny Barrientos.

“La capitalización del orgullo es un problema muy global porque se utiliza a una comunidad que históricamente ha sido marginada. En las últimas décadas está siendo incluida en primer mundo y las corporaciones lo incluyen para lucrarse», enfatiza Barrientos.

Junio es un mes para hablar abiertamente de los temas diversos, afirma el periodista. Además, es un tiempo para promover contenido y actividades no lucrativas, sino que provean información sobre “el amplio espectro de la comunidad LGBTIQA+”. Se necesitan “narrativas dignas no sexualizantes ni misóginas, destinadas a informar a las personas”, dice Barrientos.

“Necesitamos comenzar a informar sobre los temas relevantes y asuntos que nos aquejan. A las autoridades que por décadas nos han marginado y ni siguiera nos mencionan y también al resto de la población que, si nos conoce o desconoce, nos mira desde una representación visual burlesca y sórdida y esa representación es poco real”. 

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

En Espanol

Vienna Ávila, la abogada transfeminista de Honduras que revoluciona Libre

Fue candidata a diputada en las elecciones del 2017

Published

on

Vienna Ávila (Foto cortesía de Reportar sin Miedo)

Reportar sin Miedo es el socio mediático del Los Angeles Blade en Honduras. Esta nota salió en su sitio web el 7 de julio.

TEGUCIGALPA, Honduras — Como una oportunidad de reivindicar y dar visibilidad a la mujer: así considera su elección como secretaria de la Diversidad Sexual por el movimiento Fuerza de Refundación Popular (FRP) del partido Libertad y Refundación (Libre) la activista trans y abogada Vienna Ávila.

El coordinador nacional de Libre y expresidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, se reunió en Tegucigalpa con el coordinador de campaña del FRP, Juan Barahona, y destacadxs aspirantes políticxs y representantes de la diversidad sexual.

Durante el encuentro, los líderes y lideresas de Libre decidieron darle el puesto a la directora de la Asociación Feminista Trans (AFET), de 36 años, quien fue juramentada el 28 de junio.

De ese modo, Libre reconoce la amplia trayectoria de Ávila, quien el año pasado recibió amenazas contra su integridad física debido a su trabajo en defensa de las poblaciones de la diversidad sexual hondureña, y especialmente de los grupos LGBTIQ+ de la ciudad de San Pedro Sula, en la costa norte del país.

La líder de AFET toma el puesto en el principal partido de oposición en Honduras después de una larga carrera al frente de las luchas reivindicativas de la diversidad sexual hondureña.

Su labor en favor de los derechos LGBTIQ+ del país ha puesto y sigue poniendo su vida en peligro. Sin embargo, las amenazas no la hacen echarse para atrás en su objetivo de dar voz a las poblaciones que orgullosamente representa.

Un puesto que da más visibilidad LGBTIQ+

Con su importante nombramiento en Libre, Vienna Ávila consolida aún más su imagen pública, la cual impulsó en 2017 al obtener la candidatura a una diputación por la corriente Fuerza y Esperanza. Además, el protagonismo de la abogada Ávila en Libre aumenta la representación de las poblaciones LGBTIQ+ en las instituciones políticas de oposición.

En su cargo como secretaria de la Diversidad Sexual, Ávila, nacida en San Nicolás, Santa Bárbara, en el occidente hondureño, será la responsable de hacer cumplir los estatutos de Libre.

En especial, Ávila se encargará de promover el respeto y la aplicación de la política de género del destacado instituto político hondureño liderado, entre otros, por el expresidente Zelaya, quien fuera derrocado en el golpe de Estado de 2009 que instauró el gobierno de facto del dueño de autobuses Roberto Micheletti.

La abogada Vienna Ávila es miembra de uno de los partidos hondureños más inclusivos. Los estatutos de Libre no solamente abarcan objetivos como refundar Honduras, sino también “garantizar la equidad e igualdad de género; así como el respeto a la diversidad sexual, desarraigando la cultura patriarcal en todos los ámbitos de la sociedad”.

En su artículo 101, los estatutos de Libertad y Refundación señalan que las atribuciones de la Secretaría de la Diversidad Sexual, encabezada desde el mes pasado por Vienna Ávila,  consisten en ”elaborar y ejecutar la estrategia de defensa de los derechos de la diversidad sexual”.

Con su liderazgo en Libre, la directora de AFET amplía su compromiso con las poblaciones LGBTIQ+ en Honduras, las cuales siguen siendo invisibilizadas en un país dominado por el tradicional machismo, el odio, la persecución y la discriminación.

Libre permite que se le unan ciudadanos y ciudadanas de sectores tradicionalmente olvidados y maltratados por las políticas del bipartidismo hondureño, incluyendo a lxs miembrxs de la diversidad sexual. En las filas del partido hay maestrxs, obrerxs, campesinxs, pueblos originarios y afrodescendientes y otras poblaciones no beneficiadas por los gobiernos tradicionales.

”Total respaldo del coordinador general a que la secretaría quede bien nombrada”, escribió Ana Armijo en Facebook. “La pelota está en la cancha de la coordinación FRP y esperamos que sea respetuosa de la diversidad sexual”.

Una mujer trans revoluciona Libre

El nombramiento de la abogada Vienna Ávila vuelve a poner al frente de esa secretaría de la FRP a una miembra de las poblaciones LGBTIQ+.

Para Ávila, era necesario que una mujer trans ocupara este cargo en Libre. “Somos invisibilizadas y necesitamos este tipo de apoyo, más cuando la primera persona que ocupó este cargo fue una persona trans. Necesitamos estos espacios”, dijo la nueva secretaria de la Diversidad Sexual. El puesto había sido ocupado antes por personas LGBTIQ+ como Erick Martínez y Claudia Spellman.

En su trabajo al frente de la Secretaría de Diversidad Sexual de Libre, Vienna Ávila busca cuidar, “según los estatutos, los derechos de las personas LGTBI+, presentar el plan de trabajo para las personas trans”, velando por “la inclusión y participación segura dentro de los partidos políticos”.

La intención de la abogada es hacer que Libre sea un partido “totalmente inclusivo”.

La política en un país violento

Un motivo de “temor” es también, para Ávila, el nuevo puesto en Libre debido a la “visibilidad de las personas trans lideresas y defensoras de derechos humanos por el riesgo que corren porque no hay protección a la participación política LGTB por parte del Estado”.

Y es un temor justificado, si tomamos en cuenta que Honduras es un país donde ser LGBTIQ+ es un riesgo constante. El peligro aumenta cuando se trata de mujeres trans y es aún mayor cuando son mujeres trans visibles como Ávila.

Al menos 119  mujeres trans han sido asesinadas en Honduras desde 2009, año del golpe de Estado que depuso al entonces presidente hondureño y hoy coordinador nacional de Libre, Manuel Zelaya.

De hecho, un exsecretario de la Diversidad Sexual de Libre, Erick Martínez, fue asesinado en 2012 en Tegucigalpa. El periodista, defensor de los derechos humanos y candidato a diputado fue hallado muerto en la carretera a Olancho.

Las muertes violentas de mujeres trans son un problema que preocupa a la abogada Vienna Ávila. En el mes de mayo dos personas fueron  asesinadas, una en La Lima y otra en Tegucigalpa. Hasta la fecha 388 personas LGBTI han muerto de forma violenta según registra el Observatorio de la Red Lésbica Cattrachas.

“A las personas trans las asesinan por el odio a la identidad de género”, dice Ávila. “La mora judicial existe bastante para este sector vulnerado”.

La nueva secretaria de la Diversidad Sexual de Libre lamenta que el Estado hondureño siga en deuda con las personas LGBTIQ+. Esa preocupación empuja “a la migración y el desplazamiento forzado de todas nuestras compañeras”, agrega.

Continue Reading

En Espanol

Homofobia y transfobia, las otras violencias usadas contra los manifestantes del 11 de julio en Cuba

Miembros de la comunidad LGBTQ detallen abusos por parte de la policía

Published

on

Leonardo Romero Negrín, izquierda. (Foto cortesía de María Lucía Expósito)

Tremenda Nota es el medio socio del Los Angeles Blade en Cuba. Esta nota salió en su sitio web el 19 de julio.

LA HABANA — La homofobia y la transfobia usadas por la policía con las personas detenidas en las protestas del pasado 11 de julio, fueron denunciadas por el estudiante Leonardo Romero Negrín en una entrevista publicada este lunes por La Joven Cuba, a una semana de los incidentes.

“Cuando llegamos a la unidad nos desnudaron a todos. Nos decían que nosotros éramos unos maricones chupapingas y que nos iban a coger el culo”, contó el estudiante de física, detenido en las cercanías del Capitolio mientras intentaba impedir la violencia de la policía contra Marco Antonio Pérez Fernández, de 17 años.

“Nos tuvieron contra la pared durante dos horas, llevábamos cuarenta minutos desnudos esperando, venían por detrás y me halaban el pelo, lo tengo largo, y me decían: ‘Chinita, con este pelito se puede hacer tremendo peluquín'”, relató Leonardo.

“Me tocaban las nalgas, a mí y a otros también”, detalló también.

En una conversación con Tremenda Nota, el estudiante reflexionó sobre la gravedad de este incidente, que revela contradicciones en la posición de las autoridades sobre la comunidad LGBTIQ+.

Leonardo no es gay ni trans, pero ha contribuido en muchas ocasiones con las campañas del activismo a favor del matrimonio igualitario en Cuba.

Tremenda Nota entrevistó durante la manifestación a tres mujeres trans que señalaron las razones particulares que tuvieron las personas LGBTIQ+ para unirse a las protestas.

“Vine porque estoy cansada de la represión que tiene la policía con los trans, no nos dejan salir a las calles, nos piden carnés, nos llevan por prostitución”, explicó Adriana Pérez Fernández mientras marchaba con sus amigas hacia la Plaza de la Revolución.

“Nos llevan para las unidades sin necesidad ninguna, nos meten en ‘peligro’, las familias pasando trabajo, cargando sacos para una prisión, al final de cuentas sin ninguna necesidad”, confirmó Analía Escalona, una mujer que dijo estar calificada como maestra y no tener empleo solo por ser trans.

Analía denunció que las autoridades usan frecuentemente contra ellas la categoría penal vigente en Cuba de “Estado Peligroso”, un recurso que les permite procesar a personas sin cometer un delito.

“Necesitamos plazas de trabajo para personas trans, donde podamos ir vestidas de mujer”, reclamó Adriana Pérez Fernández.

Tremenda Nota no ha podido confirmar si estas mujeres trans se encuentran entre los más de 500 detenidos registrados por activistas independientes, o si pudieron llegar a un lugar seguro después que la policía disolvió violentamente la manifestación en los alrededores de la Plaza de la Revolución.

Otras mujeres trans, participantes de las protestas ocurridas en el municipio de Arroyo Naranjo, La Habana, y entrevistadas en la prisión provisional conocida como “El Vivac”, fueron tratadas por la policía como hombres y denunciaron que el sistema penal cubano, en general, sigue desconociendo la identidad de género.

La última información sobre estas detenidas conseguida por Tremenda Nota, hace suponer que fueron procesadas la pasada semana por su participación en las manifestaciones.

Continue Reading

En Espanol

Cuba, 11 de julio de 2021: La manifestación LGBTQ

Miembros de la comunidad reclamaron sus derechos

Published

on

Adriana Díaz y Analía Escalona (Foto de Tremenda Nota)

Tremenda Nota es el medio socio del Los Angeles Blade en Cuba. Esta nota salió en su sitio web el 15 de julio.

LA HABANA — Miles de personas salieron a protestar en Cuba este 11 de julio para reclamar al gobierno que mejore sus condiciones de vida y garantice los derechos ciudadanos, entre otras peticiones.

Las protestas alcanzaron ciudades de todo el país, pero en algunos barrios de La Habana tuvieron pasajes de una violencia no vista antes. Patrullas volcadas, tiendas asaltadas y enfrentamientos a pedradas entre los manifestantes y la policía, ocurrieron por primera vez en Cuba con esta dimensión.

Una parte de la comunidad LGBTIQ+ se unió a las marchas. Además de compartir las demandas generales de los manifestantes, tenían razones particulares para protestar.

“Vine porque estoy cansada de la represión que tiene la policía con los trans, no nos dejan salir a las calles, nos piden carnés, nos llevan por prostitución”, dijo a Tremenda Nota una mujer trans que marchaba entre miles de personas por Centro Habana.

Adriana Díaz Martínez caminaba junto a otras mujeres trans. Coreaban, como el resto de los manifestantes “Libertad”, “Fuera, Díaz-Canel” y “Patria y Vida”. Esta última consigna, una de las más populares en las protestas, es el título de una canción de los artistas Yotuel Romero, Descemer Bueno, Maykel Osorbo, El Funky y Gente de Zona. En los últimos meses se ha convertido en un himno para los que se oponen al gobierno.

Analía Escalona, una de las compañeras de Adriana, señaló la escasez de productos básicos como una de las razones para protestar: “lo primero que tiene que haber en una farmacia para uno poder cuidarse y no contraer ninguna ITS (Infección de Transmisión Sexual) es condón, y no hay”.

También mencionó el acoso policial que afecta a las personas trans como otro motivo para marchar: “Nos llevan para las unidades sin necesidad ninguna, nos meten en ‘peligro’, las familias pasando trabajo, cargando sacos para una prisión, al final de cuentas sin ninguna necesidad”.

Al hablar de “peligro”, se refirió al “Estado Peligroso”, una opción que tiene la ley cubana para procesar a alguien que no ha cometido delito.

“Somos maltratadas por la misma policía. Es un acoso y acoso. Basta ya”, enfatizó Chanel, otra de las mujeres trans que participó en la marcha.

“Yo tengo título. Título de maestra, de peluquera. No hay necesidad de llevarnos, meternos en ‘peligro’ sin necesidad”, dijo Analía. “¡Todas no nos prostituimos, pinga! ¡Patria y Vida!”.

“Vine en compañerismo con todas las demás personas que hay aquí. Por el hambre, la necesidad. No hay medicamentos, no hay comida. No hay agua. No hay nada. ¡Las casas en La Habana se están cayendo y ellos están construyendo hoteles!”, comentó Adriana.

La crisis económica de Cuba, empeorada por la epidemia de covid-19 y por las sanciones estadounidenses, llegó al extremo en 2020. La economía cayó un 11 por ciento, según fuentes oficiales.

Para las personas trans cualquier caída de la economía pesa el doble. Sigue siendo difícil en Cuba que estas mujeres terminen estudios o accedan a un empleo formal.

“Necesitamos plazas de trabajo para personas trans, donde podamos ir vestidas de mujer”, dijo Adriana.

El Código de Trabajo vigente prohíbe la discriminación por orientación sexual, pero no brinda la misma protección a quienes son rechazados por su identidad de género.

Analía Escalona, centro, Chanel, izquierda, y Maykel González Vivero. (Photo de Tremenda Nota)

El periodista Maykel González Vivero, de Tremenda Nota, fue detenido en las manifestaciones del pasado domingo y conducido a la cárcel provisional conocida como “El Vivac”, en las afueras de La Habana.

El reportero coincidió con dos mujeres trans durante su detención. Ambas viven en Arroyo Naranjo, un municipio de la periferia, y participaron en las protestas de La Güinera, uno de los barrios más pobres de la ciudad. Los medios oficiales citaron los disturbios ocurridos allí entre los más violentos.

González Vivero dijo a Tremenda Nota que las detenidas trans fueron tratadas por la policía como hombres desde el principio, cuando se dirigieron a ellas por su nombre legal.

Ambas relataron al periodista que habían sido sancionadas por tribunales en el pasado y que los reglamentos de las cárceles cubanas desconocen su identidad de género. Citaron, por ejemplo, el corte de cabello masculino que les imponen.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Follow Us @LosAngelesBlade

Sign Up for Blade eBlasts

Popular