Connect with us

En Espanol

Indyra Mendoza y Claudia Spellmant, de Honduras, entre las 100 personas más influyentes del mundo, según Time

Dos activistas están en la lista luminosa

Published

on

Claudia Spellmant (Foto cortesía de Reportar sin Miedo)

Reportar sin Miedo es el socio mediático del Los Angeles Blade en Honduras. Esta nota salió en su sitio web el 15 de septiembre.

Dos de las personas más influyentes del planeta en 2021: así considera la reconocida revista estadounidense Time a la coordinadora de la Red Lésbica Cattrachas, Indyra Mendoza, y a la activista trans Claudia Spellmant.

La publicación incluyó este 14 de septiembre a Mendoza y Spellmant en su esperada lista de las 100 personas más influyentes del mundo.

Es la primera vez en la historia que dos personas originarias de Honduras aparecen en la nómina de Time.

La lista de Time es una de las más esperadas del planeta. Las celebridades y las personalidades más importantes de la política y la sociedad en Estados Unidos y el resto del mundo se afanan por aparecer en esta nómina que Time publica cada año.

Por lo general, la lista aparece en mayo, pero se retrasó debido a la pandemia y fue publicada hasta septiembre, es decir, cinco meses después.

‘Una supersorpresa’

A Indyra la tomó por sorpresa su inclusión en la lista de Time.

“Fue una supersorpresa”, dijo Mendoza en exclusiva para Reportar sin Miedo. “Cuando Time me entrevistó, yo no sabía que era para esto”.

Mendoza contestó audios con otros audios para dar la entrevista, ya que en ese momento tenía un leve problema de salud.

“Yo no me había dado cuenta de que era la revista Time”, relata Mendoza. “Estamos supercontentas”.

Al recibir la noticia, Mendoza se hallaba en La Ceiba, donde celebró los 100 años del barrio Independencia, donde ella se crió. 

Claudia Spellmant reacciona desde el exilio 

“Para mí es el mejor premio del mundo. Me siento tan contenta”, dijo Spellmant en entrevista exclusiva para Reportar sin Miedo. “Esto significa mucho en mi vida y tengo tantas respuestas”.

La presidenta de la organización pro derechos humanos Robert F. Kennedy Human Rights, Kerry Kennedy, dedicó un conmovedor artículo para hablar sobre la lucha que Mendoza y Spellmant emprendieron en busca de justicia en el caso de Vicky Hernández.

La activista trans fue asesinada durante el golpe de Estado de 2009 y su caso permaneció impune 12 años, hasta que un equipo de abogadas impulsado por Mendoza logró que declararan culpable al Estado hondureño en junio de 2021 por la muerte de Vicky. Spellmant, quien se encuentra asilada en Estados Unidos, fue decisiva en esa sentencia al dar su testimonio.

“Mendoza y Spellmant, como activistas y mujeres LGBTQ+, pasaron años trabajando para exigir justicia para Vicky, oponiéndose con valentía a una sociedad discriminatoria que ha puesto sus vidas en peligro en repetidas ocasiones”, escribe Kennedy.

Sin embargo, para Kennedy, “la lucha no ha terminado. El mundo debe seguir su ejemplo”.

Claudia Spellmant manifestó que se siente contenta de representar a la comunidad LGBTIQ+ hondureña, «pero al mismo tiempo un poco nostálgica porque no puedo disfrutar en Honduras de este logro por las dificultades».

Spellmant huyó de la violencia en Honduras para radicarse en Nueva York, Estados Unidos, donde recibió asilo político tras una serie de amenazas y atentados en contra de su vida.

En Honduras desde el 2009 hasta el 2021 han sido asesinadas 389 personas LGBTI de las cuales en este año han sido asesinadas 10 gays, tres trans y tres lesbianas, según el monitoreo de muertes violentas que mantiene la Red Lésbica Cattrachas.

“Me siento muy feliz porque este reconocimiento no solo es para las mujeres trans de Honduras, sino también para toda la comunidad LGBTIQ+. Me siento muy honrada de estar a la par de Indyra porque y ser referentes de las poblaciones LGBTIQ+ de Honduras y del mundo. Ya es hora que hora que nos comiencen a respetar por nuestra identidad, expresión y orientación sexual”.

Entre lxs pionerxs

Mendoza, originaria de La Ceiba, en la costa norte hondureña, y Spellmant, nacida en el oriente de Honduras, en Danlí, se unen por medio de la publicación de Time a una nómina de pioneras y pioneros que han cambiado la historia mundial. 

En la lista de Time, Mendoza y Spellmant aparecen junto a importantes personalidades como el cubano Luis Manuel Otero Alcántara, artista de performance y disidente cubano, conocido por sus actuaciones públicas que critican abiertamente al gobierno cubano y sus políticas totalitarias.​​

Además, Time incluye en su lista al príncipe Harry y Meghan, al duque y la duquesa de Sussex, a Britney Spears, Dolly Parton, la cantante Billie Eilish y el presidente salvadoreño Nayib Bukele.

En Espanol

¿Cómo debe quedar redactado el Código de las Familias de Cuba?

Activistas presentan sugerencias para que la nueva ley sea más inclusiva

Published

on

Activistas LGBTQ en La Habana (Foto de María Lucía Expósito)

Tremenda Nota es el socio mediático del Los Angeles Blade en Cuba. Esta nota salió en su sitio web el 18 de octubre.

LA HABANA — Varios grupos LGBTIQ+ presentaron propuestas sobre el anteproyecto de Código de las Familias, con el propósito de que sean valoradas por la comisión redactora y sirvan para mejorar la futura ley que debe reconocer el matrimonio igualitario, además de otros derechos.

“Quienes firmamos este documento somos proyectos, iniciativas y activistas de la comunidad LGBTIQ+ cubana. A través del mismo deseamos hacerles llegar nuestras consideraciones sobre el anteproyecto de Código de las Familias, el cual se encuentra actualmente en un proceso de consultas especializadas”, escribieron en la presentación del documento, que está firmado por la Plataforma 11M, el Proyecto AfroAtenAs, la campaña Ahora Sí, la Alianza Afro-Cubana, el grupo Dame la Mano, el Centro Social y Biblioteca Libertaria Abra, y la revista Tremenda Nota.

Los activistas consideraron que el anteproyecto de ley “es un documento avanzado y progresista, no solo con respecto a su antecesor, sino incluso comparado con las legislaciones en otros países del mundo”.

A pesar de eso, opinaron que “faltan algunas cuestiones importantes en este documento para que sea un Código verdaderamente revolucionario y atemperado a la sociedad cubana actual y futura”.

Después de mencionar varios “aspectos positivos”, que los activistas asumen como “innegociables” hicieron minuciosas recomendaciones a los redactores del texto legal, “en ejercicio de nuestro derecho ciudadano a participar en la revisión del Código de Familias”.

Estas observaciones tienen el objetivo de que el proyecto de ley “sea lo más abarcador y flexible posible, de modo que refleje el espíritu y letra de la Constitución de Cuba aprobada en 2019 y refrende los tratados internacionales de protección de la infancia, la mujer y la familia de los que Cuba es signataria”.

Sobre el pasaje relativo a “Derechos de la infancia y la adolescencia en el ámbito familiar”, los activistas recomendaron incluir “la libertad del menor a la libre identidad de género y orientación sexual”.

Para el artículo 61, que define el matrimonio como “la unión voluntariamente concertada de dos personas”, recomendaron “que se tomen en cuenta las relaciones de más de dos personas”.

El anteproyecto plantea la posibilidad de una “autorización judicial excepcional” para que personas menores de 18 años puedan casarse. Los activistas, en cambio, sugieren eliminar esa opción, ateniéndose a normas internacionales.

Una de las novedades del nuevo Código de las Familias es la “gestación solidaria”, que la ley autorizará a personas “unidas por vínculos familiares”. Los grupos LGBTIQ+ piensan que la opción debe existir también para personas “afectivamente cercanas”.

También recomendaron que se añada una definición de “gestación solidaria” y se incluyan principios que protejan a las gestantes de cualquier presión o violencia.

“La gestante contará con un asesor legal independiente al de las personas comitentes”, proponen añadir al texto.

Sobre la “responsabilidad parental”, el concepto que sustituye a la “patria potestad” tradicional, los activistas señalaron que los padres deben “proteger” la “libre determinación” de la “identidad de género y orientación sexual”.

En este punto, también recomendaron garantizar “los conocimientos y garantías materiales para el libre ejercicio de su sexualidad sin discriminaciones”.

También propusieron que “los derechos y responsabilidades parentales para con la/el menor no se vean afectados cuando alguno de los padres o las madres lleve a cabo un proceso de transición de género”.

Por último, sugirieron que “en cuanto a los menores bajo la tutela del Estado se les respete y proteja su libre determinación en cuanto a la identidad de género y orientación sexual velando siempre por el interés superior del menor”.

“Esperamos que estas consideraciones y sugerencias sean tomadas en cuenta para la redacción final del anteproyecto que será presentado próximamente a la Asamblea Nacional del Poder Popular”, concluyeron.

Activistas se reúnen con la Unión de Jóvenes Comunistas en Santa Clara

La publicación Entre Diversidades informó que el pasado 12 de octubre un grupo de activistas LGBTIQ+ se reunió en Santa Clara, al centro de Cuba, con funcionarios de la Unión de Jóvenes Comunistas en esa ciudad.

En el intercambio participó el promotor cultural Ramón Silverio, el fundador del centro El Mejunje, considerado un lugar icónico para la comunidad LGBTIQ+ en Cuba.

Estos activistas también hicieron recomendaciones sobre el futuro Código de las Familias y el programa de educación sexual establecido por el Ministerio de Educación, que fue postergado en septiembre, probablemente tras la presión de grupos fundamentalistas cristianos.

Los activistas reclamaron “una educación (escolar y comunitaria) que realmente contemple la diversidad en todo su espectro” y en ese sentido se declararon inconformes con el aplazamiento del programa de educación sexual.

También pidieron espacio en los medios de comunicación para visibilizar a la comunidad LGBTIQ+.

Celebraron la adopción del matrimonio igualitario en el anteproyecto de Código de las Familias, pero solicitaron “que se garanticen los derechos de la comunidad trans en toda su pluralidad”.

Según los activistas, el Estado debe garantizar a las personas trans “cambio de identidad en el carnet, tratamiento hormonal y apoyo en la reasignación de sexo”.

“Además se hace necesaria una estrategia respecto al uso de baños públicos para esta comunidad”, añadieron.

Lo mismo que las organizaciones independientes, señalaron que se garanticen derechos a las “infancias trans”.

Aprovecharon para denunciar la violencia policial contra personas LGBTIQ+.

“Se debe garantizar la protección por parte de los agentes de seguridad ante cualquier acto de discriminación y odio. Se debe abarcar desde un comentario homofóbico hasta la violencia física contra cualquier miembro de la comunidad. Por esta razón, son necesarias leyes que juzguen justamente a quienes nos agraden”, dice la nota de Entre Diversidades.

Los activistas denunciaron “el papel que han jugado las instituciones estatales en la marginación de la comunidad LGBTIQ+”.

“Para demostrar una verdadera voluntad política de cambio, es necesario que estas instituciones apoyen el trabajo de los activistas, ya que estas son las que tienen los medios. También es necesario que de dichas instituciones salgan iniciativas inclusivas y que aporten a la creación de una Cuba verdaderamente diversa”, dijeron.

Por último, alertaron sobre “el ascenso de los fundamentalistas religiosos a puestos directivos y de poder, como universidades y hospitales”. Consideraron que “esto puede poner en peligro los derechos alcanzados hasta al momento y la concreción de las luchas futuras, como la aprobación del Código de las Familias”.

Continue Reading

En Espanol

Cómo las empresas impulsan la inclusión e inserción laboral LGBTQ

Uno de cada 20 jóvenes de la comunidad tiene su negocio propio

Published

on

(Photo courtesy of Flickr)

Reportar sin Miedo es el socio mediático del Los Angeles Blade en Honduras. Esta nota salió en su sitio web el 15 de octubre.

CIUDAD DE GUATEMALA — Apenas el 5 por ciento de los jóvenes LGBTIQ+, es decir uno de cada 20, tiene negocio propio. Esa es una de las cifras reveladas en el webinar “Empresas y derechos humanos: perspectiva LGBT”, que se desarrolló durante la IV Semana de Empresas y Derechos Humanos.

El taller se llevó a cabo con apoyo de la organización diversa Visibles, la embajada del Reino Unido en Guatemala, Walmart México y Caricam. En la actividad se abordaron los retos que las empresas afrontan de cara a la inclusión.

El tema se remonta a 10 o 20 años, en los que han surgido empresas con un enfoque de recursos humanos y políticas de no discriminación que incluyen orientación sexual e identidad de género.

Estas organizaciones ofrecen prestaciones y licencia de paternidad, además igualan el tiempo que se da a padres del mismo sexo, ofrecen seguros médicos que incluyen necesidades de personas transgénero y redes LGBTIQ+.

Por otra parte, empiezan a llevar a cabo eventos por el mes del orgullo LGBTIQ+.

Una campaña multinacional

La Human Rights Campaign se ha lanzado en Brasil, Argentina, México, Chile y Estados Unidos, país donde nació. En el caso de las iniciativas multiactor, algunas de estas empresas están empezando a abrirse a otras empresas y tratan de ofrecer algún tipo de apoyo.

Muchas compañías ven el acrónimo LGBT como si se tratase de un grupo homogéneo.
Es decir, ven a las poblaciones diversas sin distinguir entre personas gays, lesbianas, transexuales, transgénero e intersexuales, no separan la orientación sexual de la identidad de género.

Estas empresas tampoco distinguen las experiencias de las personas dentro del acrónimo y hacen una sola campaña, como si se tratara de todas las personas por igual.

Esto es muy importante porque estamos en una semana de empresa y derechos humanos. Se trata del punto de entrada en la discusión, no el punto de entrada de riesgo.

“Esta investigación aborda la violencia para la población joven, de 18 a 23 años”, explicó el Investigador de la Asociación Visibles de Guatemala, Gabriel Duarte. “Fue un proyecto regional que se llevó a cabo en Guatemala, El Salvador y Honduras. En Guatemala, el proyecto se realizó de 2019 a 2020 con enfoque, investigación y acción participativa. Entrevistamos a 30 jóvenes de la diversidad sexual y de género”.

Solo uno de cada 20 jóvenes es empresario

En 2020, más del 40 por ciento de los jóvenes LGBTIQ+ de 15 a 29 años tuvieron su primera experiencia en el mundo laboral como asalariados y menos del 5 por ciento (uno de cada 20) tuvieron negocio propio, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El Estado hondureño tiene debilidades que afectan a la población joven LGBTIQ+. Una de ellas es que el artículo 14 del Código de Trabajo prohíbe la discriminación por diversos motivos, pero nunca aborda la orientación sexual o género.

En cuanto a las discriminaciones contra la comunidad LGBTIQ que pueden llevar procesos legales, no hay ninguna tipificación de delito.

“Uno de los obstáculos del diseño de políticas públicas es no contar con estadísticas oficiales que muestren qué porcentaje de la población se autoidentifica como LGBTIQ+”, enfatizó Duarte.

Menos acceso a educación igual a menos oportunidades

Según Gabriel Duarte, la falta de acceso a educación de calidad impacta directamente en el tipo de empleo y la remuneración económica.

“Muchas personas LGBTIQ+ que entrevistamos en esta investigación describían de que al salir del clóset tuvieron que abandonar su hogar porque su familia no los había aceptado”, dijo Duarte.

Esta primera ponencia resalta la necesidad de cerrar brechas de acceso a oportunidades de educación.

También propone tener políticas de inclusión y de prevención de la discriminación dentro de los lugares de trabajo, ya que muchas personas mencionaron que no sufrían necesariamente violencia física, sino psicológica dentro de estos espacios laborales.

Duarte resaltó que la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas recomendó asegurarse de que no haya discriminación en el acceso a los servicios básicos, incluso en el contexto del empleo y de la atención de la salud, y ofrecer educación y capacitación para prevenir la discriminación y estigmatización de las personas LGBTIQ+.

El caso de Walmart

“Cambiar la mentalidad no solo de nuestros asociados, sino también del contexto guatemalteco», dijo la representante de Walmart, Ana Valeria.

Agregó que es necesario dejar de creer que es posible llamar “pobrecita” a una persona con discapacidad.

Según Valeria, Walmart les ha dado valor a estas personas de aportar su talento y habilidades al desarrollo de las unidades de trabajo.

“Walmart en Guatemala cuenta con 367 asociados y asociadas con discapacidad que día a día muestran la pasión y el compromiso de seguir trabajando y aportando en cada una de nuestras metas”, dijo la representante de la multinacional.

Un carnet para identificar el género

Walmart enfrenta los retos sociales y culturales de las regiones de Guatemala, agregó Valeria, “garantizamos entornos laborales seguros y diversos. Comunicamos de forma abierta y clara nuestra postura como compañía hacia la inclusión y el apoyo a la Comunidad LGTB. Tuvimos resultados que se transformaron en un gran reto y opiniones diversas de los sectores de Guatemala”.

Walmart ha avanzado en la integración del talento diverso, según Valeria. “Quienes forman parte de la comunidad LGTB pueden ahora identificarse con un gafete de Walmart. Creemos que estos asociados tienen la libertad de ser ellos mismos y elegir al momento de utilizar esta identificación. Pueden portar el nombre que les permita ser ellos mismos y expresarse con sus características únicas dentro de cada una de nuestras tiendas”.

La compañía con sede en Arkansas, Estados Unidos, da también paquetes de beneficios en igualdad de condiciones para sus asociados, dijo Valeria.

Walmart “no limita las oportunidades de carrera, ascensos, información e igualdad de condiciones para sus asociados”.

La compañía, considerada “el empleador más privado más grande del mundo” tiene, según su representante, “la responsabilidad de impactar positivamente en las sociedades y comunidades donde operamos”.

Continue Reading

En Espanol

‘Mercenarismo’: El delito que la Seguridad del Estado de Cuba usa para presionar al activista LGBTQ Raúl Soublett

Se realizó la interrogación el 9 de octubre

Published

on

Raúl Soublett López ((Foto cortesía de Twitter de María Matienzo)

Tremenda Nota es el socio mediático del Washington Blade en Cuba. Esta nota salió en su sitio web el 9 de octubre.

LA HABANA — El activista LGBTIQ+ Raúl Soublett López fue amenazado este sábado durante una entrevista con la Seguridad del Estado con un proceso penal por “mercenarismo”.

“Cualquier tipo de lucha en #Cuba puede ser criminalizada. A Raúl Soublett López ahora lo quieren procesar por mercenarismo y la notificación se la hace un tipo que tiene tanto miedo que no da ni su nombre real”, denunció la periodista María Matienzo en sus cuentas de Facebook y Twitter.

Según Matienzo, el argumento de la Seguridad del Estado para probar el «mercenarismo» de Raúl Soublett es una serie de videos contra el racismo y la homofobia que produjo el activista.

Al menos uno de esos videos fue publicado por Tremenda Nota.

Camino al Código de las Familias, uno de los videos de Raúl Soublett señalados por la Seguridad del Estado como “mercenarismo”

La Alianza Afro-Cubana, una organización independiente que coordina el propio Soublett, informó este viernes que el activista había sido citado en la mañana del sábado para una entrevista con “agentes de la Seguridad del Estado” en una unidad de policía ubicada en Playa, La Habana.

En coincidencia con la citación, este sábado Raúl Soublett debió asistir a la universidad, donde cursa el último año de una licenciatura en Pedagogía.

María Matienzo advirtió en Facebook que “las citaciones con menos de 72 horas de antelación son ilegales también”.

El mismo día que citaron a Soublett, el presidente Miguel Díaz-Canel se reunió con activistas LGBTIQ+ y funcionarios del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex). Malú Cano, la coordinadora de la red TransCuba, que fue una de las invitadas, calificó el encuentro como una evidencia de la “voluntad política de avanzar en el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTIQ+”.

Matienzo, que también es lesbiana, observó la coincidencia entre ambos incidentes.

“Ante una comunidad #LGTBIQ que se reúne con el poder en #Cuba, quieren procesar al activista @RaulSoublett”, observó en Twitter.

El propio Soublett posteó en Facebook: “Mientras hay activistas LGBTIQ+ que no se les escuchan, que los acosan, los citan para interrogatorios ilegales, en fin. Esa es la Cuba de ponle corazón. Hipócritas”.

El pasado 25 de febrero, Raúl se reunió con la Seguridad del Estado y acabó autoagrediéndose como resultado de la presión.

“Fue interrogado por más de cuatro horas, según me describe las cuatro horas más horribles de su vida, en la cual usaron los más bajos recursos de intimidación, chantaje, coacción y sobre todo mucha violencia tanto psicológica como verbal”, relató en esa ocasión el periodista Héctor Luis Valdés Cocho.

Según el Código Penal vigente en Cuba, el delito de “mercenarismo” consiste en incorporare “a formaciones militares integradas total o parcialmente por individuos que no son ciudadanos del Estado en cuyo territorio se proponen actuar” a cambio de “un sueldo u otro tipo de retribución material”. 

Las sanciones previstas para estos casos son hasta 20 años de cárcel o muerte. 

Un experto en Derecho consultado por Tremenda Nota, que pidió reservar su identidad, considera que “esta amenaza no pasa de ser un recurso de tortura psicológica”.  “Ese delito es improcedente en este caso y eso sería obvio para cualquiera”, añadió. 

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Follow Us @LosAngelesBlade

Sign Up for Blade eBlasts

Popular