June 22, 2020 at 8:47 am PDT | by Maykel Gonzalez Vivero
Pedofilia o derechos LGBTQ: La rapera Danay Suárez trae a Cuba un debate inspirado por el fundamentalismo cristiano
Danay Suárez (Foto: Facebook)

Nota del editor: Tremenda Nota es el medio socio del Los Angeles Blade en Cuba. Esa nota salió en su sitio web el 18 de junio.

Una carta abierta que relaciona la pedofilia con las demandas de la comunidad LGBTI+ ha provocado una gran polémica durante esta semana en Cuba, luego de la reacción indignada de decenas de activistas y de varias organizaciones defensoras de los derechos gais, lesbianas, trans e intersexuales.

El texto fue replicado el pasado 13 de junio en la página de Facebook de la cantante Danay Suárez, una famosa rapera cubana conocida por su discurso cristiano y conservador en materia de derechos sexuales, aunque lo firma Dayis Arizmendi, de quien no existe información disponible. 

“A ti, que te escandalizas por el nuevo género ‘MAP’ (personas que se sienten atraídas sexualmente por niños), pero apoyas la ideología LGTBI, el feminismo y el aborto, ¿ya te diste cuenta de la incongruencia de tus ideas?”, empieza diciendo Arizmendi en la carta titulada “A mi generación”.

“No estoy diciendo que ‘LGTBQ+’ sea sinónimo de ‘pedófilo'”, aclara más adelante. 

“Sin embargo, levanto la voz porque hoy un pedófilo puede usar los argumentos que sustentan tu estilo de vida para cometer una tremenda atrocidad”, ratificó en un pasaje donde interpela directamente a la comunidad LGBTI+. 

La plataforma #11MCuba, que integran activistas independientes respondió este 16 de junio con un comunicado que manifiesta preocupación por “el fortalecimiento del movimiento fundamentalista cristiano en Cuba y la amenaza que significa «especialmente para los DDHH del colectivo LGBTIQA+ y las mujeres”.

Sin mencionar la polémica provocada por Suárez y Arizmendi, el texto rechaza las “interpretaciones literales de la Biblia” y declara que «la lucha por ganar los derechos civiles para las personas LGBTIQ en Cuba está muy en correspondencia con el espíritu evangélico de luchar por el bien común y la justicia social». 

El propio 16 de junio, la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM) en Cuba publicó una declaración para condenar la pedofilia, donde asegura que “no es una orientación sexual ni una identidad de género”.

ICM denuncia que el fundamentalismo evangélico intenta relacionar la pedofilia con el movimiento por los derechos LGBTI+ como “táctica, mezquina y no cristiana” con el propósito de “confundir a la población que será consultada y además votará por un Código de las Familias que deberá garantizar los derechos a las personas LGBTIQ+”.

El comunicado se refiere al referendo establecido por la Constitución de 2019 como requisito indispensable para implementar el Código de Familia que debe legislar sobre el matrimonio. 

La decisión de someter el matrimonio a una consulta popular ha sido rechazada por la comunidad LGBTI+ desde que se hizo pública en las sesiones del parlamento correspondientes a diciembre de 2018. 

El entonces diputado Luis Ángel Adán Roble manifestó su desacuerdo, pero no fue respaldado por ninguno de sus colegas en el parlamento. 

Adán Roble, que renunció a su escaño en noviembre de 2019, regresó a los debates públicos en las últimas semanas con la propuesta de recoger las 50 mil firmas exigidas por la ley para reformar la Constitución y así impedir el referendo. 

Qué quieren los pedófilos, según el fundamentalismo evangélico

El post de Dayis Arizmendi compartido por Danay Suárez se publicó acompañado por la presunta bandera del movimiento MAP (“Minor attracted persons”, en inglés). 

Según Chequeado, un medio argentino dedicado a verificar la información, no existen evidencias de que los pedófilos tengan una bandera propia o busquen alianzas con la comunidad LGBTI+. 

Asegura Chequeado, que se basa en otros fact-checkers, la bandera MAP “fue creada por un experimento troll en Tumblr” y no hay evidencia de que represente a ningún grupo.

Colectivos LGBTI+ consultados en distintos países, según las fuentes a las que accedió Chequeado, aseguran desconocer la agenda y el alcance del presunto movimiento pedófilo que están denunciando los fundamentalistas cristianos en las redes sociales, junto con otras informaciones falsas relacionadas los MAPs, como la aprobación de una ley en Francia, al parecer impulsada por ellos, que no fija un límite de edad para el consentimiento de las relaciones sexuales. 

Según verificó Chequeado, los legisladores franceses endurecieron recientemente las penas por delitos sexuales y cualquier relación sexual, incluso consentida, es sancionada en Francia si uno de los participantes tiene menos de 15 años. 

Todo indica que Arizmendi basó su texto en contenidos virales con información falsa, no solo en lo que respecta a la bandera MAP, sino a la intención de relacionar a ese grupo con la agenda LGBTI+. 

A Danay Suárez, en su condición de figura pública, tocó enfrentar los reclamos del activismo cubano y de sus aliados. 

La rapera, que cambió la letra de una de sus canciones para dar un mensaje contra el aborto y puso en riesgo con ese gesto su participación en el festival de Viña del Mar 2017, intentó explicarse en un video transmitido este martes. 

Suárez dijo que el texto publicado por Arizmendi “no condena a ninguna a persona» y solo quiere «prevenir sobre un movimiento pedófilo”.

La cantante comentó que “hoy día apenas se puede encontrar una música que no incite a la depravación”, y se debe a que “hay inversiones sobre esto [para] crear un mundo cada vez más desesperanzado y lejos de Dios”.

“Esto forma parte de algo que se llama nuevo orden mundial”, explicó Suárez.

La rapera también pidió perdón a la comunidad LGBTI+. 

“Jamás diría que una persona gay o feminista está de acuerdo con la pedofilia”, dijo.

Una polémica que podría favorecer el diálogo entre activistas oficiales e independientes

El debate generado por el post de Arizmendi ha favorecido un acercamiento entre el activismo LGBTI+ oficial, dirigido desde el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) por Mariela Castro, y el independiente que se organiza en la plataforma #11MCuba, nombrada así para conmemorar la marcha del 11 de mayo de 2019, cuando cientos de activistas se manifestaron en La Habana y terminaron reprimidos por la policía. 

Mariela Castro Espín, la hija del actual máximo líder cubano Raúl Castro, dijo en su página de Facebook que Danay Suárez “contribuyó a sabotear las luchas del pueblo chileno por garantizar el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo e interrumpir voluntariamente el embarazo”, en referencia al incidente ocurrido en el festival de Viña del Mar. 

“No aceptamos disculpas de quien en más de una ocasión se ha pronunciado públicamente contra los esfuerzos de millones de personas y numerosas instituciones en favor de los derechos sexuales y reproductivos”, escribió Castro Espín. 

“No acepto una disculpa en la que vuelves a estigmatizar a las personas LGBTQ+ suponiendo que nuestra orientación sexual se debe a abusos previos”, posteó en Facebook, por su parte, Manuel Vázquez Seijido, el subdirector de Cenesex.

Vázquez Seijido pidió, “a partir de la última arremetida del fundamentalismo”, el apoyo de líderes de opinión y una “mayor movilización de la ciudadanía LGBTIQ+ en redes sociales para la generación de contenidos que desmonten los mensajes de odio emitidos”.

Mariela Castro, que sigue siendo la activista por los derechos LGBTI+ más reconocida del país gracias a su posición de funcionaria y diputada, recibió en mayo pasado numerosas críticas por declaraciones consideradas irrespetuosas para los activistas independientes, a quienes acusó de estar al servicio de la política estadounidense y denominó “garrapatillas”.

Pocos días después, en medio de una jornada contra la homofobia, la transfobia y la bifobia, rebajó importancia a los campos de trabajo forzado donde fueron internados miles de cubanos en la década de 1960 como parte de las políticas homofóbicas y transfóbicas implementadas por el Estado socialista. 

© Copyright Los Angeles Blade, LLC. 2020. All rights reserved.